fbpx

3 Comments

  1. Liana Fornier De Serres
    26 junio, 2021 @ 9:38 pm

    Me encanta tu artículo Mar, me lleva a un cuento que escribí hace… tal vez unos veinticinco años. Se llama Alfredo y la bicicleta. No ha sido aceptado por nadie en todas las etapas de esos años. Se trata de un buen niño de ocho años que, por un deseo muy grande y la negativa de su padre, hace algo no muy grave con una buena enseñanza pero, ese no fue el caso, y ante una palabra terrible de su padre corre y se interna en el monte y no regresa a su casa. Y ahí comienza la otra historia de Alfredo hasta su adolescencia. Estoy feliz de recuperar este email porque por diez días se me fue el internet y perdí todo mi email de google. Tenía guardado para leer, justamente, un artículo tuyo sobre la censura en la literatura infantil, que supongo es éste. Gracias Mar.

    Reply

  2. Mar Benegas
    27 junio, 2021 @ 7:47 am

    Hola, Liana, qué bien que hayas recuperado tu cuenta.
    Sobre la censura, tal vez, te refieres a este (o de no ser así tal vez te resulte interesante también): https://www.elsitiodelaspalabras.es/la-censura-en-la-literatura-infantil-y-juvenil/
    Ese Alfredo tuyo me recuerda un poco al Barón Rampante, de Italo Calvino ¿lo leíste? Seguro que te encanta.
    Que pases un buen día.

    Reply

  3. Liana Fornier De Serres
    27 junio, 2021 @ 4:23 pm

    Hola Mar! Gracias por tu respuesta. Sí, por supuesto, leí el Barón rampante hace muchos años, en uno de mis tantos cursos o clubes de lectura. Y sí, me encantó.
    El artículo, efectivamente, era el que me indicas, lo leeré con calma este domingo.
    Un excelente día para ti también
    Liana

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.