4 Comments

  1. Miriam Cervino
    8 enero, 2020 @ 10:18 am

    Pues sí, Jesús, por todos lados te machacan con la utilidad de las cosas que hacemos, sobre todo las que tienen que ver con el arte, la filosofía, las disciplinas que nos hacen reflexionar y hacernos preguntas o símplemente a disfrutar y alimentar una parte menos racional de nuestro ser. Pero siguo regalando cuentos, libros y arte a mis amigos y amigas, y muchas veces a sus hijos e hijas porque yo disfruté de ellos a su edad y sigo haciéndolo todavía. No porque me enseñen a comportarme de una determinada manera sino porque me enseñar a vivir, a sentirme humana, a mirar y entender el arte más profundamente, lo que aumenta el deleite.

    Reply

    • Jesús Ge
      8 enero, 2020 @ 11:19 am

      El Arte es educativo desde el punto de vista estético, colaborando a nuestra alfabetización visual y estética. La belleza de los montajes teatrales, su poética debería ser suficiente para que queramos ir a verlo y llevar a nuestros pequeños. Es la clave desde la que se deberían programar este tipo de trabajos.

      Reply

  2. Wilfer
    10 enero, 2020 @ 2:05 am

    El teatro como las demás artes, lejos de rotular sus discursos, no pretende enseñar, ni corregir, solo abre un espacio honesto de expresion y reflexión en las distintas épocas de la humanidad.

    Reply

    • Jesús Ge
      11 enero, 2020 @ 12:34 pm

      Estoy de acuerdo Wilfer. Pero últimamente nos encontramos con algunas compañías de teatro infantil que no tienen esto tan claro. Y también los programadores insisten en la importancia didáctica, fundamentalmente presionados por los docentes que han de llevar a sus alumnos. Parece una pescadilla que se muerde la cola.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.